Una vez a un señor se le muere la suegra y se acerca al periódico local para colocar un anuncio obituario y le dice al encargado: Quiero avisar que mi suegra se murió. Bueno señor, tenemos una promoción, usted publica un mínimo de 5 palabras y sólo le cobramos 1 peso por palabra. Y el señor dice: Yo sólo quiero poner: Domitila murió. Pero señor, eso son sólo 2 palabras y tiene que ser como mínimo 5, vaya y de una vuelta y regrese con las otras palabras. El señor se va y al cabo de un rato regresa y le dice que ya tiene las 5 palabras. ¿Sí? Dígamelas. Murió Domitila. Y el empleado le dice: ¿Y las otras 3? Vendo Toyota Corolla.

Una vez a un señor se le muere la suegra y se acerca al periódico local para colocar un anuncio obituario y le dice al encargado: Quiero avisar que mi suegra se murió.  Bueno señor, tenemos una promoción, usted publica un mínimo de 5 palabras y sólo le cobramos 1 peso por palabra.  Y el señor dice: Yo sólo quiero poner: Domitila murió.  Pero señor, eso son sólo 2 palabras y tiene que ser como mínimo 5, vaya y de una vuelta y regrese con las otras palabras.  El señor se va y al cabo de un rato regresa y le dice que ya tiene las 5 palabras.  ¿Sí? Dígamelas.  Murió Domitila.  Y el empleado le dice: ¿Y las otras 3?  Vendo Toyota Corolla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.