Iban unas monjitas de casa en casa, y en eso llegan a la casa de un ateo y le dicen: ¡Somos las hermanas de Cristo! A lo que el hombre responde: ¡Que conservadas están ustedes!

Iban unas monjitas de casa en casa, y en eso llegan a la casa de un ateo y le dicen: ¡Somos las hermanas de Cristo!  A lo que el hombre responde: ¡Que conservadas están ustedes!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.