Esta era una vez Tarzán que estaba recargando la cabeza sin ver, en un árbol, de repente empieza a correr rapidísimo, se va por las lianas, pasa por un río, lucha contra un cocodrilo, sigue corriendo, pasa por un desierto y ya cansadísimo llega a unas ruinas, abre un sarcófago, mira el interior y lo vuelve a cerrar. Se regresa por el desierto, pelea con serpientes, llega al río y nada contracorriente, pasa por la selva y se encuentra con un león, después de derrotarlo se va por las lianas y después de correr varios kilómetros llega al árbol donde se encontraba y grita: ¡Un, dos, tres por Chita que está en el sarcófago de las ruinas!

Esta era una vez Tarzán que estaba recargando la cabeza sin ver, en un árbol, de repente empieza a correr rapidísimo, se va por las lianas, pasa por un río, lucha contra un cocodrilo, sigue corriendo, pasa por un desierto y ya cansadísimo llega a unas ruinas, abre un sarcófago, mira el interior y lo vuelve a cerrar. Se regresa por el desierto, pelea con serpientes, llega al río y nada contracorriente, pasa por la selva y se encuentra con un león, después de derrotarlo se va por las lianas y después de correr varios kilómetros llega al árbol donde se encontraba y grita: ¡Un, dos, tres por Chita que está en el sarcófago de las ruinas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.