Era una vez un señor tan tacaño, exageradamente tacaño que no se paraba en el sol por no dar sombra.

Era una vez un señor tan tacaño, exageradamente tacaño que no se paraba en el sol por no dar sombra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.