Era una vez un gangoso que caminaba por la calle y de pronto que se encuentra una lámpara maravillosa, y le pide un deseo: Deseo que mis padres sean igual que yo. Cuando llega a su casa su madre le dice: ¿Hijjooo quieeerreess deee commerr? Y el gangoso se dijo que su madre hablaba igual que él. En eso llega su padre y le dice: Hijo, ¿Cómo te fue en la escuela? Entonces el gangoso queda pensativo y se pregunta por qué su padre no hablaba igual que él. De repente, suena el timbre de su casa, y al abrir la puerta se encuentra con el lechero el que le dice: ¿Nooo vaaa aa quuueeerrreer lecchhhe?

Era una vez un gangoso que caminaba por la calle y de pronto que se encuentra una lámpara maravillosa, y le pide un deseo: Deseo que mis padres sean igual que yo.  Cuando llega a su casa su madre le dice: ¿Hijjooo quieeerreess deee commerr?  Y el gangoso se dijo que su madre hablaba igual que él. En eso llega su padre y le dice: Hijo, ¿Cómo te fue en la escuela?  Entonces el gangoso queda pensativo y se pregunta por qué su padre no hablaba igual que él. De repente, suena el timbre de su casa, y al abrir la puerta se encuentra con el lechero el que le dice: ¿Nooo vaaa aa quuueeerrreer lecchhhe?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.