Venía un sacerdote lleno de arroz hasta en los anteojos. ¿Dónde fue la boda, padre? Que boda ni que demonio, me vomitó un chino.

Venía un sacerdote lleno de arroz hasta en los anteojos. ¿Dónde fue la boda, padreQue boda ni que demonio, me vomitó un chino.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.