Iban unas monjitas de casa en casa, y en eso llegan a la casa de un ateo y le dicen: ¡Somos las hermanas de Cristo! A lo que el hombre responde: ¡Que conservadas están ustedes!

Iban unas monjitas de casa en casa, y en eso llegan a la casa de un ateo y le dicen: ¡Somos las hermanas de CristoA lo que el hombre responde: ¡Que conservadas están ustedes!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.