Eran las cuatro de la mañana en casa de Pedro, cuando suena el teléfono: Well? Hello! Disculpe que le llame a esta hora, pero lo que pasa es que su perro no deja de ladrar y no me deja dormir. ¡Ha! Esta bien. A la noche siguiente suena el teléfono en casa del vecino también a las 4 de la mañana: Well? Hello! Disculpe que le llame a esta hora, le llamo para informarle que yo no tengo perro.

Eran las cuatro de la mañana en casa de Pedro, cuando suena el teléfono: Well?  Hello! Disculpe que le llame a esta hora, pero lo que pasa es que su perro no deja de ladrar y no me deja dormir. ¡Ha! Esta bien. A la noche siguiente suena el teléfono en casa del vecino también a las 4 de la mañana: Well?  Hello! Disculpe que le llame a esta hora, le llamo para informarle que yo no tengo perro.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.