Era un hombre tan, pero tan viejo, que cuando Dios dijo: "Hágase la luz", él ya debía tres cuotas.

Era un hombre tan, pero tan viejo, que cuando Dios dijo: "Hágase la luz", él ya debía tres cuotas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.