Blog de Chistes y Bromas - Chistes Cortos, de Jaimito y más
Página de Chistes Online [email protected]

Un Blog de Chistes y bromas

Chistes malos, chistes cortos, de jaimito, chistes feministas, chistes machistas y más.

Estos eran dos presos que se escaparon de la cárcel y vieron un Volky con las llaves puestas y lo robaron. Después de conducir un rato el Volky este se apagó y los presos se bajaron. Uno de ellos dice al otro: Vamos a chequear qué es lo que le pasa. Uno va hacia la parte delantera y el otro hacia la parte de atrás del vehículo. El preso que va a revisar la parte delantera le dice al otro: Chico, mira si nos robaron el motor. A lo que el otro contesta: ¡No te preocupes, chico, si acá atrás hay uno de respuesto!

Estos eran dos presos que se escaparon de la cárcel y vieron un Volky con las llaves puestas y lo robaron. Después de conducir un rato el Volky este se apagó y los presos se bajaron. Uno de ellos dice al otro:
Vamos a chequear qué es lo que le pasa. Uno va hacia la parte delantera y el otro hacia la parte de atrás del vehículo. El preso que va a revisar la parte delantera le dice al otro:
Chico, mira si nos robaron el motor.
A lo que el otro contesta:
¡No te preocupes, chico, si acá atrás hay uno de respuesto!

Un hombre va a un colegio y pregunta: Me pueden Uds. enseñar a leer y escribir. El director del colegio le dice: por supuesto, lo podemos matricular inmediatamente. Por favor llene el siguiente formulario con todos los datos que se le piden y fírmelo.

Un hombre va a un colegio y pregunta: Me pueden Uds. enseñar a leer y escribir.
El director del colegio le dice: por supuesto, lo podemos matricular inmediatamente.
Por favor llene el siguiente formulario con todos los datos que se le piden y fírmelo.

Se trata de dos presos que estan condenados a muerte. Viene el primero y el guardia le dice: ¿En qué prefieres morir, en la silla eléctrica o en la cámara de gas? Y el muchacho le dice: En la silla eléctrica. Lo sientan y le conectan todo y le dan al interruptor 2 veces y no funciona. El guardia lo deja libre y el muchacho le dice al otro preso: ¡La silla está mala! El guardia pasa al otro preso y le pregunta lo mismo a lo que el segundo preso responde: La cámara de gas porque, la silla está mala.

Se trata de dos presos que estan condenados a muerte.
Viene el primero y el guardia le dice:
¿En qué prefieres morir, en la silla eléctrica o en la cámara de gas?
Y el muchacho le dice:
En la silla eléctrica.
Lo sientan y le conectan todo y le dan al interruptor 2 veces y no funciona. El guardia lo deja libre y el muchacho le dice al otro preso:
¡La silla está mala!
El guardia pasa al otro preso y le pregunta lo mismo a lo que el segundo preso responde:
La cámara de gas porque, la silla está mala.

Era un científico que estaba haciendo un experimento con una pulga, le dijo a la pulga: Salta pulga y la pulga saltó un metro. Le quitó una pata y le dijo lo mismo, entonces saltó medio metro, y así le fue quitando todas las patas hasta que no tenía patas y lo anotó en su libreta. Cuando ya no tenía patas le dijo que saltara y no saltó entonces anotó, pulga sin patas sorda.

Era un científico que estaba haciendo un experimento con una pulga, le dijo a la pulga:
Salta pulga y la pulga saltó un metro.
Le quitó una pata y le dijo lo mismo, entonces saltó medio metro, y así le fue quitando todas las patas hasta que no tenía patas y lo anotó en su libreta. Cuando ya no tenía patas le dijo que saltara y no saltó entonces anotó, pulga sin patas sorda.

Iba un señor por la calle cuando de repente se le ocurren comer empanadas. Al caminar un par de cuadras encontró a un joven gritando: ¡Caliente la empaná, caliente la empaná! Entonces el señor preguntó: ¿Cuánto vale una empanada? Mil pesos no más, señor. Deme una, por favor. El señor se va con su compra pero, luego de un rato vuelve enfurecido donde el joven y le dice: ¡Oye idiota, esta empanada está fría! Pero claro que sí, por algo yo gritaba, "¡Caliente la empaná, caliente la empaná!"

Iba un señor por la calle cuando de repente se le ocurren comer empanadas. Al caminar un par de cuadras encontró a un joven gritando:
¡Caliente la empaná, caliente la empaná!
Entonces el señor preguntó:
¿Cuánto vale una empanada?
Mil pesos no más, señor.
Deme una, por favor.
El señor se va con su compra pero, luego de un rato vuelve enfurecido donde el joven y le dice:
¡Oye idiota, esta empanada está fría!
Pero claro que sí, por algo yo gritaba, "¡Caliente la empaná, caliente la empaná!"

Había una vez un niño que estaba escribiendo una carta de amor que decía así: María, en el desayuno no como, porque pienso en ti. María, al almuerzo no como, porque pienso en ti. María, en la cena no meriendo, porque pienso en ti. María, en la noche no duermo, porque estoy muerto de hambre.

Había una vez un niño que estaba escribiendo una carta de amor que decía así:
María, en el desayuno no como, porque pienso en ti.
María, al almuerzo no como, porque pienso en ti.
María, en la cena no meriendo, porque pienso en ti.
María, en la noche no duermo, porque estoy muerto de hambre.

La Historia de un Feo. Voy a contarles mi historia, no es una historia de amor ni tiene un final feliz, pero es la única que tengo por haber nacido así, feo, muy feo. Cuando nací, el doctor fue a la sala de espera y le dijo a mi padre, "hicimos lo que pudimos, pero salió". Mi mamá no sabía si quedarse conmigo o con la placenta. Como era prematuro me metieron en una incubadora, con vidrios polarizados. Mi madre nunca me dio el pecho porque decía que sólo me quería como amigo. Así que en vez de darme el pecho, me daba la espalda. Es por eso que debo haber quedado petiso, tan petiso que en lugar de ser enano, soy profundo. De chico iba por los cuarteles para que me gritaran: ¡Alto! ¡Alto! Yo siempre fui muy peludo. A mi madre siempre le preguntaban: Señora, a su hijo, ¿Lo parió o lo tejió? Mi padre llevaba en su cartera la foto del niño que ya venía en la cartera cuando la compró. Una vez me perdí, le pregunté al policía si creía que íbamos a encontrar a mis padres y me contesto: No lo sé, hay un montón de lugares donde se pudieron haber escondido. Y para colmo era muy flaco, tan flaco que un día metí los dedos en el enchufe y la electricidad erró la patada. Era realmente flaco, para hacer sombra tenía que pasar dos veces por el mismo lugar. Pero mi problema no era ser tan flaco sino ser FEO. Mis padres tenían que atarme un trozo de carne al cuello para que el perro jugara conmigo. Sí amigos, yo soy FEO, tan FEO que una vez me atropelló un auto y quedé mejor. Cuando me secuestraron, los secuestradores mandaron un dedo mío a mis padres para pedir recompensa. Mi padre les contestó que quería más pruebas. Yo creo que no pagaron el rescate porque en casa éramos muy pobres, pero eso sí, a pesar de nuestra situación económica, somos muy honrados. Mi padre era tan honrado que un día encontró trabajo, y lo devolvió. Por eso tuve que trabajar desde chico. Trabajé en una tienda de animales y la gente no paraba de preguntarme cuánto costaba yo. Un día llamó una chica a mi casa diciéndome, "Ven a mi casa que no hay nadie", cuando llegué no había nadie. A mi mujer le gusta mucho hablar conmigo después del sexo. El otro día me llamó a casa desde un motel. El psiquiatra me dijo un día que yo estaba loco. Yo le dije que quería escuchar una segunda opinión. De acuerdo, además de loco es usted muy feo, me dijo. Una vez cuando me iba a suicidar tirándome desde la azotea de un edificio de 50 pisos, mandaron a un cura a darme unas palabras de aliento. Sus palabras fueron: ¡En sus marcas, listos! El último deseo de mi padre antes de morir era que me sentara en sus piernas. Lo habían condenado a la silla eléctrica.

La Historia de un Feo.
Voy a contarles mi historia, no es una historia de amor ni tiene un final
feliz, pero es la única que tengo por haber nacido así, feo, muy feo.
Cuando nací, el doctor fue a la sala de espera y le dijo a mi padre, "hicimos lo
que pudimos, pero salió".
Mi mamá no sabía si quedarse conmigo o con la placenta.
Como era prematuro me metieron en una incubadora, con vidrios polarizados.
Mi madre nunca me dio el pecho porque decía que sólo me quería como amigo. Así que en vez de darme el pecho, me daba la espalda.
Es por eso que debo haber quedado petiso, tan petiso que en lugar de ser enano, soy profundo. De chico iba por los cuarteles para que me gritaran:
¡Alto! ¡Alto!
Yo siempre fui muy peludo. A mi madre siempre le preguntaban:
Señora, a su hijo, ¿Lo parió o lo tejió?
Mi padre llevaba en su cartera la foto del niño que ya venía en la cartera
cuando la compró.
Una vez me perdí, le pregunté al policía si creía que íbamos a encontrar a mis
padres y me contesto:
No lo sé, hay un montón de lugares donde se pudieron haber escondido.
Y para colmo era muy flaco, tan flaco que un día metí los dedos en el enchufe y
la electricidad erró la patada.
Era realmente flaco, para hacer sombra tenía que pasar dos veces por el mismo
lugar.
Pero mi problema no era ser tan flaco sino ser FEO.
Mis padres tenían que atarme un trozo de carne al cuello para que el perro jugara conmigo.
Sí amigos, yo soy FEO, tan FEO que una vez me atropelló un auto y quedé mejor.
Cuando me secuestraron, los secuestradores mandaron un dedo mío a mis padres
para pedir recompensa. Mi padre les contestó que quería más pruebas.
Yo creo que no pagaron el rescate porque en casa éramos muy pobres, pero eso sí, a pesar de nuestra situación económica, somos muy honrados. Mi padre era tan honrado que un día encontró trabajo, y lo devolvió.
Por eso tuve que trabajar desde chico. Trabajé en una tienda de animales y la gente no paraba de preguntarme cuánto costaba yo.
Un día llamó una chica a mi casa diciéndome, "Ven a mi casa que no hay nadie", cuando llegué no había nadie.
A mi mujer le gusta mucho hablar conmigo después del sexo. El otro día me llamó
a casa desde un motel.
El psiquiatra me dijo un día que yo estaba loco. Yo le dije que quería escuchar una segunda opinión. De acuerdo, además de loco es usted muy feo, me dijo.
Una vez cuando me iba a suicidar tirándome desde la azotea de un edificio de 50
pisos, mandaron a un cura a darme unas palabras de aliento. Sus palabras fueron:
¡En sus marcas, listos!
El último deseo de mi padre antes de morir era que me sentara en sus piernas. Lo habían condenado a la silla eléctrica.

Página 1 de 53712345...102030...Última »

¿QUÉ ES UN CHISTE?

Llamamos chiste, chascarillo o facecia a un tipo de narración corto, en la mayoría de los casos oral, ficticia y de contenido humorístico, cuyo entendimiento suscita a la risa. Su contenido puede ser satírico, irónico, burlesco, inclusive despiadado, expresado por medio de un juego verbal o de las ideas, que para ser comprendido del todo necesita de algunos referentes recurrentes y alguna iniciativa habitual de lo gracioso entre quien cuenta el chiste y quienes lo escuchan.El chiste es una invención humana muy vieja. La primera compilación de chistes que se conoce procede de la antigüedad griega, y es el Filógelos, una antología de 265 chistes elaborados cerca del siglo IV d.C. por Hierocles y Filagrio, en teoría.
La mayor parte de los chistes argumentan a una composición muy fija, iniciada por una primer parte narrativa que expone la circunstancia en que, luego, se produce el juego o la felicidad, que es una confusión de la circunstancia cuya resolución invita a la risa.
No debe malinterpretarse al chiste con la broma o con otros géneros jocosos, en los que se prepara una circunstancia real para burlarse de o entretenerse con terceros, ni con el humor no verbal (llamado gag) tan característico de la comedia física o slapstick.
Ver además: Comparación.

TIPOS DE CHISTE

Según su contenido, tenemos la posibilidad de clasificar los chistes en:Chistes inocentes o blancos. Se denomina de esta forma a los chistes más inofensivos, infantiles o correctos a toda clase de público.
Chistes verdes o rojos. Además llamados “picantes”, tienen en su narración un contenido sexual o erótico, asi sea explícito o sugerido.
Chistes negros. Son conocidos como de esta forma por formar parte al humor negro o humor despiadado, cuyas narraciones son sarcásticas, irónicas o crueles con personas en ocasiones desventajosas o de patología.
Chistes políticos. Tienen dentro en su narración elementos correspondientes a la política local o en todo el mundo, a personalidades reconocidas o ocasiones que atañen a la historia universal.

¿POR QUÉ NOS CAUSAN FELICIDAD LOS CHISTES?

Según Freud, el chiste trata de violar la censura popular y propia para conducir a la risa.
Hay muchas explicaciones sobre esto. Algunas teorías, como las de Marvin Misky (en su Society of the Mind), quien propone el chiste como el mecanismo humano para estudiar el absurdo, o más todavía las de Edward de Bono (The Mechanism of the Mind y I am right you are wrong), quien recomienda que el cerebro humano trabaja desde patrones de pensamiento para admitir historias y cuentos familiares.
Cuando uno de los patrones de pensamiento se rompe y es remplazado por una exclusiva conexión, como sucede en los chistes, se tiende a reír como respuesta. Ello explicaría por qué después de oírlos numerosas ocasiones, los chistes pierden la felicidad.
Sigmund Freud además investigó esta materia en El chiste y su relación con el inconsciente. Según el popular psicoanalista, los chistes (así como los actos fallidos) aceptan que el contenido inconsciente emerja disfrazado a la luz de la conciencia, por medio de juegos de expresiones, desplazamientos del concepto y otras tácticas de enmascaramiento del mensaje profundo. Oséa, se habla de una manera de violar la censura popular y propia, lo cual conduciría a una manifestación de exitación (la risa).

ESTEREOTIPOS EN LOS CHISTES

La mayor parte de los chistes trabajan, en su necesidad por un conocimiento o un líder habitual entre quien lo cuenta y quien lo escucha, con estereotipos o arquetipos sociales, que son maneras de consideración universal, previa (a ratos tienen la posibilidad de ser prejuicios) y ligera, que atribuyen a cierto tipo de personas, algunas nacionalidades o algunas etnias ciertas propiedades caricaturescas.
Existen estereotipos sexuales, raciales, religiosos, nacionales y de toda clase, que se usa para generalizar y caracterizar superficialmente a un colectivo, lo cual se presta para el ejercicio del chiste muy bien. No obstante, en varios casos el manejo de estos estereotipos puede devenir en prejuicio y transformar el chiste en un gesto de acometida, de discriminación o crueldad contra el otro.CONCEPTOS RELACIONADOS Comparación Recursos Literarios Cómic Género Literario Comedia Ironía Narración Estereotipo Cuento Drama Discurso Comunicación Interpersonal

Tienda de Disfraces Online


Contamos con grandes variedades de disfraces para adultos, disfraces para niños o disfraces para bebés, acompañado con una gran retaíla de complementos para disfraces, globos para fiestas... ¡Nuestro propio taller de confección de disfraces hace de las suyas! ¿Qué quiere decir esto? que encontrarás grandes disfraces originales y exclusivos con los que serás la auténtica alma de la fiesta.
Siempre contando con las mejores calidades y con los disfraces baratos para todos nuestros clientes. No lo dudes más y visítanos en nuestra tienda de disfraces online
Tienda de disfraces online donde vas a encontrar todo tipo de trajes para Carnaval, para Halloween, para un cumpleaños o para cualquier fiesta temática. Además podrás completar tu look con los mejores accesorios para tus disfraces y los productos de decoración para fiestas más originales. ¡Para que organices el encuentro más divertido con tus amigos!
En nuestra tienda puedes comprar disfraces para adultos, disfraces para niños e incluso para mascotas. Por otro lado, también puedes hacerte con un montón de accesorios como pelucas y máscaras. Las temáticas son muy variadas. Nos encantan las películas, los dibujos animados, los disfraces originales y los frikis.